Feeds:
Posts
Comments

Posts Tagged ‘Pickup’

Pastilla Seymour Duncan SH6 Distortion (nueva)

Pastilla Seymour Duncan SH-6 Distortion. La respuesta de Duncan a la mítica DiMarzio Super Distortion de los años 70. Un clásico del viejo sonido rock desde los 70 hasta nuestros días.
Nueva. Sin estrenar.

Precio: 50 € (rebajado en 30 € respecto al precio anterior)


Advertisements

Read Full Post »

Pastilla Gibson P13 (1940´s)

Pastilla Gibson P13 (1940´s)

Alrededor de 1940 Gibson contrató a Seth Lover pidiéndole que diseñase una pastilla que compitiese en prestaciones con las exitosas D’Armond del momento. El resultado fue la P13. Esta pastilla sustituyó a la primera “Charlie Christian” y apareció en las guitarras Gibson en ese mismo año 40. Había dos variantes, una con piezas polares ajustables destinada a las guitarras y otra con imán fijo destinada a instrumentos más baratos como los lap steels. Poco después Gibson pidió a Lover una pastilla con mayor salida, lo que se tradujo en la famosa P90, una vez más tratando de superar a las D’Armond. Realmente la salida es muy similar entre las P13 y P90 aunque el tono de la P90 es algo más cerrado y gargantoso, mientras que la P13 suena algo más abierta, expresiva y detallada.

Tras la aparición de la P90, la P13 desapareció de las Gibson en 1941 y el stock de P13 fue comprado por Harmony para sus guitarras eléctricas y lap steels. Al parecer Gibson continuó fabricando y vendiendo este material a Harmony durante 10 años, a pesar de que esas pastillas ya no las utilizasen sus guitarras. La denominación que utilizaba Harmony en sus catálogos para estas pastillas era “Tone Emphasizer”.

Hoy en día las P13 se han convertido en una de las pastillas más buscadas y cotizadas al igual que las viejas D’Armond flotantes como la Rhythm Chief o la 1100. Rara vez se puede conseguir alguna de estas a menos de 300 dólares.

Esta es una oportunidad única para hacerse con una de estas pastillas modelo lapsteel en bastante buen estado con los potenciómetros y el condensador de tono original. (Ya no se hacen potes como aquellos).

 

 

Read Full Post »

7 de mayo del 2009

Recibimos una de la siempre estimulantes visitas de Strand a nuestro taller. Mientras hablamos de la vida, de cómo escaquearse de fregar tocando el banjo, de Emmet Ray, de la reacción de los espectadores ucranianos a la última peli de Woody Allen y de Alela Diane, Ele le instala una pastilla de contacto a su G. B. Walters Style A ’40s.

La pastilla que ha elegido Strand (con buen criterio) ha sido una pastilla de contacto K & K inicialmente pensada para banjo. Nosotros tenemos la K & K Pure Western y la K & K Pure Archtop, un poquito más grandes que ésta, y la verdad es que son pastillas que funcionan muy bien:

 

Elegimos un jack hembra que irá posicionado bajo el golpeador. Lo pegamos con adhesivo epoxi standard Araldit (en este caso, este paso ya lo habíamos realizado cuando Strand se llevó la guitarra hace unos meses, por lo que está más que fijado y no habrá que esperar las 12 horas pertinentes. Aunque, creednos, podríamos haber seguido charlando esas 12 horas y más…).

 

Se suelda el cable y se aísla con material termoretráctil:

 

Por otro lado, se toma la pastilla y se le pega una finísima gelatina adhesiva de doble cara, que será la encargada de mantener a la pastilla en su sitio. Este sistema es reversible. También se puede optar por pegar la pastilla con unas gotas de pegamento de contacto, pero eso haría que el proceso fuera irreversible, así que os recomendamos que sólo uséis pegamento de contacto en caso de estar completamente seguros de que ésa es la pastilla ideal para esa guitarra en concreto, y tengáis bien clara la posición donde instalarla:

 

Para poder llevarla hasta el lugar elegido, en la parte interna de la tapa e insertarla por el agujero de la “efe” derecha, es necesario que Ele se ponga un poco de adhesivo en su dedo índice y la lleve pegada a él de esa manera:

 

Bucamos el “sweet spot” donde debe ir colocada la pastilla para conseguir el mejor sonido. En este caso el “sweet spot” se encuentra un poco por debajo del puente, al lado derecho de la barra armónica:

 

De esta manera ha quedado fijada la pastilla. Ahora hay que instalar el golpeador de nuevo en su sitio:

 

Y finalmente proteger con una pequeña pieza de fieltro autoadhesivo la parte baja del conector jack para que no roce con la tapa, evitando así vibraciones y desperfectos en el barniz:

 

Por último es interesante asegurarnos de que el cable que queda por dentro de la guitarra no toque las barras armónicas, ya que produciría desagradables vibraciones.

Read Full Post »

Junio 2011:

Nos encargan un cambio de pastillas y la limpieza y ajuste de esta Epiphone Les Paul Standard:

Su dueño ha decidido cambiar las pastillas originales por unas Seymour Duncan, la SH-2N para el mástil y la SH-4 para el puente:

Lo primero es observar cómo está estructurado el circuito:

El cable de cada pastilla llega primero a los potenciómetros de volumen y después al selector, así que en el selector dejaremos el cableado tal y como está.

Desmontamos primero una pastilla y después la otra. Comenzamos por la del mástil. La sacamos del marco de plástico extrayendo el tornillo y el muelle:

Introducimos el cable de la nueva pastilla por el agujero practicado en el cuerpo de la guitarra por el que los cables llegan hasta los potenciómetros, hasta que el extremo llega al otro lado:

Quitamos el botón del potenciómetro de volumen de la pastilla del mástil con mucho cuidado (en este caso no va sujeto al pote mediante un tornillo, sino a presión, y hay que hacer palanca suavemente con un destornillador plano hasta que el botón sale sin forzarlo):

Desmontamos el pote para que sea más fácil trabajar en él. De momento no hemos quitado aún el cable correspondiente a la pastilla original. Se trata de este cable rojo, del que la malla va soldada a la parte trasera del pote (junto al cable de tierra -el negro en este caso- que viene del puente), y el vivo (cable rojo más fino) que va soldado en la primera patilla del potenciómetro:

Los soltamos e instalamos la nueva pastilla. A diferencia de las pastillas antiguas que sólo llevan dos conectores, las pastillas modernas tienen 5 cables para poder conectar las bobinas en serie o paralelo y en fase o contrafase. Nosotros vamos a por el circuito estándar, dos conectores.

De los 5 cables que nos encontramos, el que va pelado y el verde han de ir soldados juntos en la parte trasera del pote, a tierra. El negro ha de ir soldado a la primera patilla del pote, y los cables rojo y blanco han de soldarse juntos y aislarse. Como sabéis estas pastillas dobles están formadas a su vez por dos bobinas. Estos dos cables (el rojo y el blanco) son los correspondientes a los terminales de cada una de esas dos bobinas. En este caso vamos a usar las dos bobinas en serie y en contrafase (humbucker), pero si quisiéramos usarlas por separado, con un selector, se soldarían esos cables a un conmutador. Soldándolos juntos lo que hacemos es cerrar el circuito entre las dos bobinas. La mejor forma de que queden aislados es, una vez soldados juntos, poner material termorretráctil, aplicarle calor y rápidamente sellarlo:

Al cable que va pelado (tierra) y que ha de soldarse junto al verde (negativo), le ponemos también material termorretráctil para aislarlo. Como sabéis, al aplicarle calor, se retraerá y se ajustará al calibre de la porción de cable que recubre:

Una vez soldado según estas especificaciones, volvemos a colocar el pote en su sitio.

El siguiente paso es montar la SH-2N en su lugar correspondiente, comenzando por instalarla en el marco con los tornillos y muelles que nos proporciona el fabricante. Sin embargo, nosotros preferimos usar los muelles originales ya que son más rígidos (el de la izquierda en la foto):

Cuidado al colocar el marco, ya que no es simétrico, sino que sigue la curvatura del cuerpo de la guitarra, con un radio más pronunciado en un lado que en otro. Hay que asegurarse de montarlo en la posición correcta.

Repetimos la operación con la pastilla del puente. Desmontamos la pastilla original:

Introducimos el cable de la SH-4 por el agujero correspondiente hasta llegar al pote de volumen:

Desmontamos el potenciómetro para trabajar con más libertad:

Y seguimos los mismos pasos que en el caso anterior:

Montamos la pastilla en el marco, y esta vez, además de tener en cuenta que el radio no es el mismo en ambos lados, hay que tener en cuenta la altura y la longitud de los tornillos con los que va anclado al cuerpo, ya que unos son más cortos que otros.

Antes de cerrar la tapa, comprobamos que todo funciona correctamente y aprovechamos para limpiar cada pote con spray limpiador de residuo cero, haciéndolos girar a uno y otro lado en repetidas ocasiones para que el líquido penetre en todo su recorrido. Aprovechamos también para apretar la tuerca que sujeta la conexión jack, ya que está un poco suelta.

Antes de encordar la guitarra, efectuamos una limpieza a fondo del diapasón, que presenta suciedad acumulada alrededor de los trastes. Como os hemos contado en otras ocasiones, el principal problema con el sudor y suciedad en el trastero, es que tiende a acumularse junto a los trastes. Con el tiempo, si no se retira, la madera puede pudrirse y el traste acabará levantándose.

Usando aceite de limón reblandecemos la suciedad, y vamos retirándola con mucho cuidado usando bastoncillos de algodón:

Después de un rato, ha quedado así de limpio (nótese que los trastes originales están mal acabados y necesitan un pulido y acababo, pero será en otra ocasión):

Antes de poner las cuerdas, aplicamos grafito (vale un lápiz de mina blanda) en las selletas, ya que hemos observado que la sexta cuerda se ha roto justo en ese punto. De esta manera se lubrica el punto de apoyo de la cuerda en la selleta:

Encordamos la guitarra y efectuamos un ajuste general: el mástil necesita enderezarse un poco, así que le damos al alma primero un octavo de vuelta, comprobamos que necesita un poquito más y llegamos a un cuarto de vuelta (no intentar en casa si no se tiene práctica). Después realizamos la octavación:

Y bajamos un poco la acción en la cejuela, ya que está damasiado alta. Para ello, como siempre, usamos las limas correspondientes al calibre de cada cuerda. Si no coincide exactamente con el calibre de la cuerda, se elige la lima de calibre inmediatamente superior. Por ejemplo, para la primera, elegimos la lima del 12 (el calibre de la cuerda es un 10):

De forma totalmente paralela la surco ya existente, limamos con cuidado y poco a poco. Volvemos a situar la cuerda en su posición, afinamos y comprobamos la acción. Así, con todas las cuerdas hasta que llegamos a la acción deseada:

Volvemos a comprobar la octavación y efectuamos el equilibrado de pastillas, para que ambas den el mismo volumen. Habitualmente la pastilla del mástil siempre da más nivel que la del puente y ha de estar más alejada de las cuerdas:

Ajustamos también las piezas polares de cada pastilla para que el nivel de unas y otras cuerdas sea homogéneo (normalmente las cuerdas planas dan más nivel y las piezas polares correspondientes han de estar más alejadas de las cuerdas).

Y con esto, hemos terminado de maquear esta guitarrita. ¡Que disfrutes el nuevo sonido y el nuevo tacto, Jose!

Read Full Post »