Feeds:
Posts
Comments

Posts Tagged ‘Teisco’

Septiembre 2010:

Esta Teisco Del Rey modelo EP-9T del 66 es la guitarra favorita de Fernando Pascual –Tiburón-. Nos encomienda su cuidado, ya que no mantiene muy bien la afinación y no octava bien.

La guitarra presenta traste cero, con lo que no tenemos que preocuparnos en exceso por la cejuela, que en este caso sólo sirve como separación de las cuerdas.

El puente es el original en todos los modelos hollowbody de Teisco: fijado a la tapa con unos pequeños tornillos y ajustable en altura, pero con unas selletas (con forma anular -al estilo Gretsch- para que al usar el vibrato, la guitarra mantenga todo lo posible la afinación) no ajustables en dirección perpendicular al puente. Sin embargo sí que son ajustables en la dirección paralela al puente, lo que permite el ajuste del espaciamiento entre cuerda y cuerda, pero no la longitud de la cuerda desde el traste cero hasta la selleta, y, por tanto, la octavación.

El puente viene fijado de fábrica completamente paralelo a las pastillas, sin el ángulo necesario para compensar la octavación.  Podemos suponer que el calibre de cuerdas que usa Fernando (un 10/46) no es la mejor opción. Probando otros calibres podemos conseguir una mejor octavación, aunque siempre sin llegar a estar perfecta.

Se nos presenta la disyuntiva entre sustituir el puente original por uno en el que se pueda ajustar la octavación, o bien cambiar el calibre de cuerdas (subirlo a 11/52) y probar qué tal funciona con él. En este último caso posiblemente haya que ajustar la acción de la guitarra.

Por otro lado, las clavijas originales están muy flojas y puede que esto tenga que ver con los problemas para mantener la afinación. Una vez más, se nos plantea la duda romántica de conservar las piezas originales o sustituirlas por unas nuevas clavijas que se mantengan a raya.

Como todos somos unos romanticones, decidimos finalmente subir el calibre de cuerdas y conservar las piezas originales de la guitarra.

Pero vayamos por partes. Antes de nada, efectuamos una limpieza del diapasón (para más detalle sobre este paso hacer click aquí) y lo lubricamos con aceite de limón:

Limpiamos también el puente y sus piezas con un cepillo de dientes:

Poco podemos hacer para limpiar la zona del cordal que está oxidada, ya que el chapado que recubre la pieza ha desaparecido en esa zona. Por mucho que intentemos abrillantarlo, no conseguiremos gran cosa:

Lo intentamos con papel de lija y un cepillo:

Y éste es el mejor resultado que conseguimos:

La guitarra presenta un ajuste de alma bastante peculiar, en el que la barra sobresale por encima de la pala:

Antes de seguir trabajando, soltamos el alma totalmente con ayuda de un destornillador. Esto se debe hacer siempre con las guitarras antiguas, ya que puede que el alma esté apretada a tope y podemos cargárnosla accidentalmente. Es mejor soltarla del todo y trabajar desde ahí.

Uno de los problemas que nos comentaba Fernando es la vibración de una de las piezas que conforman el ajuste del alma. Descubrimos que ésta está completamente suelta, y esa es la razón por la que la tuerca vibra libremente:

Observamos que la guitarra está retrasteada. Todos los trastes están cambiados excepto el traste cero, que se ha mantenido original. (Nunca entenderemos este tipo de prácticas, bastante comunes según nuestra experiencia). Mirad la diferencia entre el traste cero y el primer traste, tanto en tamaño como en desgaste:

Las clavijas, como os contábamos, son originales:

Necesitan un ajuste, ya que están muy flojas. Simplemente apretamos los tornillos hasta que se corrige el problema:

Encordamos la guitarra con un juego Dean Markley del calibre 11/52. Para la tercera podemos elegir entre un 18 plano y un 20 entorchado. Nuestra elección personal hubiera sido un 20, pero como Fernando está acostumbrado a usar menos calibre, suponemos que se sentirá más cómodo con el 18 plano (a pesar de que entonará un poco peor porque las cuerdas planas necesitan más compensación -más distancia-).

Comprobamos la altura del puente y ajustamos el alma. ¡Se acabaron las molestas vibraciones de la pieza suelta! La acción a la altura del traste 12 es perfecta, según nuestro calibre unos 2.4 mm:

Sin embargo, medimos la acción en el traste cero y observamos que está un poco alta, sobre todo en las cuerdas 3ª y 2ª. (Esta vez no podemos usar la herramienta fret rocker, ya que no existe ningún traste por delante del cero en el que posicionarla y comparar la altura. Lo hacemos, pues, manualmente):

Eso significa que hay que rebajar un poco el traste cero en las zonas de las cuerdas indicadas. Lo haremos poco a poco, limando, volviendo a colocar las cuerdas, afinando, comprobando de nuevo la acción y repitiendo el proceso las veces que sea necesario. Lo importante es no rebajarlo demasiado, y antes de ponernos a trabajar, proteger la zona con cinta de pintor para no dañar el diapasón accidentalmente. Un buen truco para que al aflojar las cuerdas no se nos enmarañen es usar una tira de velcro:

Al ponerle un calibre de cuerdas más grueso que el que Fernando usaba, hay que abrir ligeramente el surco de la cejuela correspondiente a la 6ª cuerda, ya que a veces se queda enganchada. Lo hacemos con una lima de un calibre mayor que el de la cuerda (52). Usaremos la del 60. (En este caso, al presentar la guitarra traste cero, la cejuela únicamente sirve como separación de las cuerdas).

Y con esto hemos terminado de maquear a esta preciosidad:

Si os interesa conocer algo más sobre las Teisco y su historia, os recomendamos que visitéis este link: http://www.mark-cole.co.uk/teisco/history.htm

Advertisements

Read Full Post »

Enero 2011:

Mira que le he cogido cariño a esta Teisco Del Rey modelo EP-9T del 66 de Fernando Pascual –Tiburón-. (Hace unos meses le dimos un repaso general que podéis ver aquí). Por eso me entristecí mucho cuando me contaron que esta pequeñuela había sufrido un accidente que la dejó literalmente decapitada. Como podéis observar en las fotos, la rotura fue más o menos limpia, sin dejar astillas, lo que hace que la reparación sea más fácil:

Fernando ha tenido la precaución de mantener la zona afectada fuera del contacto con el aire, suciedad, etc… Eso también facilita las cosas.

Con ayuda de la cola de luthier Titebond Original Wood Glue, unas sargentas y un paño húmedo, nos diponemos a devolverle la vida a esta Teisco.

Primero colocamos la pala en su sitio y probamos dónde irán situadas las sargentas. Necesitaremos unos trozos de madera para mantener alineada la pala al presionar con las sargentas. Medimos la madera y la cortamos con una sierra:

El logo de la pala es una pieza pegada a ella y por tanto está ligeramente en relieve. Necesitamos cortar un poco más la madera para que la superficie de apoyo sea totalmente plana:

Una vez hemos planificado cómo situaremos las garras en la parte delantera, hacemos lo mismo con la parte trasera:

Al tener que situar la sargenta en una zona con curvatura, se debe hacer un molde de plástico que encaje perfectamente, y que presente una superficie plana donde vaya apoyada la sargenta. Como en otras ocasiones (ver aquí), nos servimos de un plástico llamado “Friendly Plastic”. Son pequeñas bolitas de plástico que al sumergirlas en agua caliente (a unos 70º C) adoptan una forma maleable que podemos colocar en la superficie que nos interesa. Al enfriarse se solidifica conservando esa forma y dando lugar al apoyo perfecto que necesitamos:

Hay que tener en cuenta que para no dañar el barniz (el plástico en su forma maleable está muy caliente), se debe poner un papel sulfurizado (el que se usa para cocinar en el horno) o bien un plástico resistente. Encima del “Friendly Plastic” colocaremos un trozo de una plancha de corcho, donde irá situada la sargenta:

Se deja enfriar unas horas y, una vez endurecido, lo podemos retirar, ya que conservará su forma:

Ya hemos planificado dónde irán colocadas las garras, y tenemos previstas las superficies de apoyo, tanto por delante como por la parte trasera. Ahora se vuelve a separar la pala del mástil y se aplica la cola de luthier por toda la superficie de contacto, en abundancia y sin miedo a que rebose, ya que se retirará el exceso de cola con un paño húmedo:

Con ayuda de un martillo de goma, golpeamos suavemente hasta encajar la pala perfectamente en su sitio original y volvemos a retirar el exceso de cola:

Situamos las garras:

Lo dejamos así durante 24 horas y retiramos las garras. Este es el resultado (la línea que se observa es debido a que la pintura ha saltado, pero solamente supone un problema a nivel estético, no estructural):

Encordamos la guitarra, la afinamos y ajustamos el puente. La enchufamos a un ampli y comprobamos que en el accidente no haya sufrido otro tipo de desperfectos. Observamos que los potenciómetros hacen ruido, con toda probabilidad debido a suciedad en la electrónica. Desmontamos la electrónca y observamos suciedad en los potenciómetros y en los selectores de pastillas:

Primero retiramos la suciedad superficial con aire comprimido y después aplicamos limpiador de residuo cero en el interior de los selectores y potenciómetros, haciéndolos girar varias veces para que el limpiador penetre en todo su recorrido.

Montamos de nuevo la electrónica, enchufamos la guitarra y comprobamos que han desaparecido los ruidos.

La Teisco vuelve a estar vivita y coleando!

Read Full Post »